En camino a Teotitlán del Valle, México

Teotitlán del Valle es un pueblo de 5,000 habitantes en el estado de Oaxaca. El nombre es náhuatl y significa “Tierra de los dioses”. Se dice que fue la primera ciudad fundada por los zapotecos, un pueblo que se desarrolló considerablemente en la región de Oaxaca. Aproximadamente 400,000 personas hablan el idioma zapoteco aún en nuestros días.

Pigmentos naturales

El azul añil se obtiene con las plantas del mismo nombre, el rojo a partir de la cochinilla, insectos que viven sobre los nopales o también el amarillo que proviene de plantas Péricon, naturaleza nos procura mucho más colores que lo imaginamos y es por eso que Sancho Poncho trabaja exclusivamente colores naturales. 

También encontramos pigmentos artificiales, más baratos y con una gama de colores más vivos. Estos productos pueden ser también más contaminantes para el ambiente y tóxicos para los tejedores. Sancho Poncho está involucrado en la preservación del medio ambiente y solo utiliza colores naturales. 

Lana

Antes de la conquista española, los tapetes eran tejidos a partir de materias primas vegetales (yucca, palma, algodón). Luego los españoles introdujeron materias de origen animal como seda y lana que todavía son utilizadas en Teotitlán del Valle. La lana proviene de borregos mexicanos, se hila y se colora en baños de teñido con varios pigmentos naturales.

Diseños y tejido

Los diseños de Sancho Poncho son una mezcla entre tradición y modernidad. Unos como los Caracoles vienen de la cultura Zapoteca. Otros retoman tendencias modernas y occidentales. Cada diseño creado en la computadora se reproduce por el artesano que lo transfiere sobre los hilos del taller. 

El telar se dice «de pedales». Los tejedores se llaman danzantes porque sus pies suben y bajan sobre las planchas de madera para subir y bajar los hilos de la trama del tejido. Con estas herramientas, se puede tejer tapetes hasta 3 metros de ancho y un largo casi sin fin. Un tapete grande de 2 metros de largo necesita entre 4 y 6 semanas de tejido. 

Acabados, limpieza y envío

Una vez el tapete acabado, los pedacitos de lana se esconden en el tejido y las impurezas de la lana se quitan con pinza para hacerla suave. Los flequos se enrollan o se ponen dentro el tapete según los acabados escogidos. 

Todos los productos vendidos por Sancho Poncho sobre pedido o en stock están revisados por nosotros. Les embalamos en bolsa de tela antes de enviarles acompañados de un certificado de autenticidad. 

separateur.png

¿Tienes una pregunta sobre el proceso de fabricación? ¡Contáctenos!